9 de julio de 2021

MEDITANDO Y PENSANDO...

Cuando mi forma de ser me das mas problemas que alegrías, cuando no soy correspondida por personas que esperaba serlo, aspectos de mi que no todo el mundo puede entender ni puede llevar. 

Todo esto soy yo, es parte de mi ser, soy difícil de aguantar a veces, pero también me entrego mucho a los demás, doy mucho de mi sin esperar nada a cambio, pero, también necesito ver y sentir de ellos.

Una vida infeliz, sin un trabajo que desempeñar, sin dinero del que vivir, dependiendo de otros y no de mi, ni por mi, esto me crea tristeza, enfado, ansiedad, depresión y mucho dolor dentro de mi.

Tengo buen corazón, quizás demasiado bondadoso, que no todos pueden o saben apreciar y valorar, al final será verdad que los buenos siempre perdemos más que ganamos, cuando debería ser al revés.

Cuando necesito hablar con alguien, de mis problemas o mis pocas alegrías, no recibo valor en esas cosas, más bien, poca importancia, me siento incomprendida por muchos, si, lo digo y lo diré siempre.

Se bien que yo a veces soy demasiado clara y directa con los mios, pero siempre pienso en que lo hago por ayudar, nunca por perjudicar, aunque a veces se vea así, y no sea mi intención, no lo es.

Llevo dos días pensando, reflexionando, y meditando que hacer con esta vida tan perra que tengo, estoy valorando lo que me conviene más a mi, y por el bien de los que me rodean, es lo que estoy haciendo.

Quizás las personas como yo, que son pocas, seriamos más felices solas que acompañadas, quizás alejarnos de los que nos quieren, o de los que les importamos de alguna manera, sea lo correcto.

Puede que llevar y crear una nueva vida de ermitaño sea lo que yo necesite ahora mismo, necesito alejarme de esta ciudad por un tiempo, salir de este infierno y tomar aire puro, sola.

A lo mejor empiece por irme sola un dia o dos fuera de aquí, sin dar explicaciones ni señales de vida a nadie, un tiempo solo para mi, y para nadie más, creo que eso será un buen comienzo.

¿Cuando? en ello estoy, porque sin dinero pocas opciones tengo, igual hago auto stop, o cojo el bus mas viejo y barato que encuentre que me saque de este lugar que me agobia cada vez más.

Quien sabe, mi mente esta trabajando en eso, mi corazón tiene que volverse más fuerte, mas frío, y más duro para no sufrir tanto por los otros, o simplemente por mi, por no sufrir yo misma.

Este blog lo creé para mi, para hablar y desahogarme como quiera, nada más, y la verdad que ayuda, y mucho, me da igual la poca gente que lo lee, me da igual lo que me digan, esto es mío y para mi.

 



 

 



20 de abril de 2021

INCREIBLE...

Estoy cansada de muchas cosas, estoy cansada de no tener trabajo, de no tener algo de dinero, de no tener ayuda económica de los "poderosos", cansada de llevar una vida que no me gusta, tambíén estoy cansada de otras cosas, como de que no me entiendan o me comprendan, como yo lo hago.

Por ejemplo,mi novio y yo, llevamos más de trece años juntos, y aún a estas alturas, recibo reproches, ataques y críticas de él hacia a mi sin ser ciertas, que me hacen sentir culpable, pero se que no lo soy, o al menos, no soy culpable de todo.

En su momento, yo era de una manera insoportable e inaguantable en algunos aspectos, y decidí cambiarlo por su bien y el de la relación, porque sabía que le estaba perjudicando mucho, y no quería seguir siendo así, quería hacerle feliz y no hacerle sufrir.

Pero ahora, tiene reacciones y comportamientos repentinos, raros, y no se por que son, y más sabiendo como soy, como somos cada uno con nuestras cosas, y es algo que me tiene preocupada.

Los dos hemos cambiado, el uno por el otro, y la cosa entre nosotros mejoró por eso precisamente, y eso no quiero que se pierda.

Mi vida, es mía, la suya es suya, y al menos yo, la comparto con él, pero también la comparto con mis amigas, porque es lo mas normal, lo lógico, con ellas hago cosas distintas porque a el esas cosas, no le gusta hacerlas, pero con el, comparto aficiones y tiempo libre porque le quiero y lo disfruto, me hace reír, me hace sentir, aprendo muchas cosas de el, me gusta mucho estar con el, por eso no entiendo según que historias que dice sobre mi, que no son ciertas, pero intento no discutir, no merece la pena perder tiempo en ello, prefiero seguir disfrutando de su compañía y su risa, de sus bromas, etc, y espero que él también piense como yo y deje de decir cosas que me duelen, como yo intento hacer.

Pero necesito que el se relaje, que no vea fantasmas donde no los hay, y que sigamos estando bien juntos, porque le quiero, le adoro, le necesito, y le deseo.

¿A vosotros os ha pasado algo como lo que cuento? Contarme si queréis, me gusta leer y "escuchar".




14 de abril de 2021

DESAHOGO...

Hay una cosa que quería comentar aquí, y es que, por lo general, a veces nos cuesta reconocer que hemos cometido algún error sin quererlo, y ha podido afectar más o menos a esa persona que le has hecho o dicho algo que realmente le ha afectado, creyendo que haría el efecto contrario. 

También pasa en sentido contrario, claro, y pude ser que esa persona a la que puede que le hayas hecho daño sin querer, también te lo haya hecho a ti con otras cosas, y te lo tomaras de forma distinta.

Pero hablando de uno mismo cometiendo un error, más bien leve, y sin querer, hay que saber reconocer que si, que has metido la pata, que esperabas otra reacción por su parte, y en ese preciso momento, te das cuenta de su repentino cambio de comportamiento hacia a ti, y descubres la metedura de pata que acabas de cometer sin darte cuenta, y esa persona puede negarte su enfado, o su dolor, pero le conoces muy bien, y sabes que esta mintiendo, que no eres tonta, y que sabes lo que hay, y esto pude durar mucho o poco tiempo, sus comportamientos los vas observando, y si eres empática, sentida, y observadora, como yo lo soy, sabrás como esta la situación con esa persona, y como puede terminar(o empezar).

Ayer mismo me pasó eso a mi, entendí la reacción, el comportamiento repentino cuando bromeé con una persona, con una cosa con la que pensaba que reaccionaría de otra forma, por ejemplo, con humor, pero no fue así. 

Al momento caí en lo que le había hecho, que a pesar de no ser nada grave o con maldad ninguna por mi parte, le afectó más de lo que pensaba, y yo comencé a sentirme muy culpable, me castigué yo misma, a mi manera, reconociendo por dentro que hice mal, y era un merecido castigo, y aunque le pedí perdón enseguida, de poco sirvió, y de ahí, la decepción anoche conmigo misma, pero aprendí del error, otras personas no aprenden de sus errores, o no reconocen los suyos propios para con los demás.

Hoy he amanecido triste, pero con optimismo de que esto pasará pronto, y no irá a más, ni empeorará nuestra relación en ningún momento, no merecería la pena estropear una cosa bonita, por algo así, son muchos años juntos, con más felicidad, que tristeza, así que, mejor, pensaré en positivo...

¿Os ha pasado a vosotros alguna vez?¿como ha ido la cosa con el paso del tiempo?. Podéis contarme si queréis.

 



 

 

 



11 de febrero de 2021

OS CUENTO UNA HISTORIA

Erase una vez una chica joven, que se crió en un pueblo muy pequeño, pasó allí toda su infancia. A veces se rodeaba de buena compañía, otras de malas compañías, con sustancias tentadoras, una vez probó una cosa, otra vez probó otra, pero tenía la suerte de que sus padres la criaron tan bien,que no sucumbió a todo eso en ningún momento, a pesar de las muchas oportunidades y opciones que se le presentaban a menudo.

Con 13 años perdió a su padre de un ataque al corazón, solo tenía 43 años, era un hombre sano, fuerte, guapo y muy buena persona, no merecía irse de este mundo, era joven, pero se lo llevaron...

Esta chica, era su ojito derecho, siempre lo fue, la pequeña de tres hermanos, y la única mujer, todo lo que ocurría en esa casa, era culpa suya, nunca de sus dos hermanos, que se aliaban para hacerle la vida imposible, haciéndola llorar muchas veces, pero todo lo que lloró ella, le hacía más fuerte. Su madre la quería mucho, les quería mucho a los tres también, eran una familia feliz a pesar de los obstáculos que se cruzaban en su camino.

Cuando Leticia se quedó sin su adorado padre, tuvo que madurar prematuramente, estar junto a su madre, apoyándole, cuidandole, y ayudandole en lo que su corta y problemática edad le permitía.

Pasaron una época muy dura, su madre no trabajaba, vivían humildemente con el salario de un soldador profesional veterano, de su padre, y sobrevivieron con ayuda de cruz roja, vecinos del pueblo, y el dinero que les quedaron por viudedad, y una minusvalía.

Con el tiempo algunas cosas mejoraron, otras empeoraron, pero salimos adelante...la madurez de Leticia le ayudó a ella y su madre a avanzar, y con 16 años, casi 17, se fue a la ciudad a estudiar algo que le gustara, en este caso fue un ciclo de grado medio en Artes gráficas, donde conoció nuevos compañeros y amigos, a pesar del bulling que sufrió antes en el instituto, y mejoró su actitud.

Pero al ver que no era lo que esperaba y que no le estaba gustando lo que había escogido, decidió dejarlo y empezar a trabajar, era lo que ella quería, y le fue muy bien, a a partir de ahí, el trabajo le iba bien, su madre y uno de sus hermanos estaban bien, comenzó a vivir de alquiler con la familia, y después con la pareja de entonces, y después con esa misma pareja se hipotecó, con un sueldo y trabajo estables por parte de los dos, a medias, y fue muy feliz con él, durante casi ocho años de relación, pero, ella se enamoró de otro chico, compañero de clase en el ciclo de grado medio, y aunque nunca fue infiel, fue sincera con él, lo hablaron, y lo dejaron. Su ya entonces ex novio estuvo un tiempo llamandola, escribiendole, etc, porque seguía enamoradisimo de Leticia, esa chica risueña, simpática, alegre, y de corazón puro. 

Pero de nada sirvió, y aunque acabaron bien, Jesús, se portó como jamás esperaba que se portara con ella después de todo, le quitó su deuda de la hipoteca, le dejó libre y limpia y siempre se lo agradeció de corazón, nunca olvidará ese gran gesto inesperado de aquel hombre tan bueno y noble.

Al tiempo, ella, comenzó su nueva relación de amor con ese compañero de clase del que se enamoró locamente, Álex se llama, un chico muy distinto a otros con los que estuvo, alguien muy complicado, pero de corazón noble, humilde y bondadoso, le gusta hacer reír a los demás, hacer que los suyos lo pasen bien con él, un hombre con honor, un poco indomable, pero una gran persona.

El primer año de relación fue difícil, pasaron duros momentos, pero los superaron juntos, siguieron avanzando, y a pesar de crear desconfianza entre ellos, con el tiempo, demostraron que ya no había razones reales para desconfiar el de ella, ni ella de él, a pesar de lo que ellos vieron o creyeron, y que había que terminar ya con eso, o la relación se terminaría.

Y así fue, nunca dejaron del todo la relación, el amor fue mas fuerte, siguieron juntos, compartiendo muchas cosas juntos, luchando por su amor, esquivando todos los obstáculos que se interponían entre ellos, uniéndose más todavía, y creando unos lazos mas resistentes.

Y ahora llevan más de 13 años juntos, con sus más y sus menos, enfrentándose a cada piedra que se encuentran en su camino, uniendo fuerzas para sufrir menos, y siguen riéndose juntos, disfrutando juntos, mejorando juntos, y enamorados.

Esta historia es de una chica particular, auténtica, bondadosa, fuerte, visceral, con un grande y humilde corazón, simpática y con mucha personalidad. Es una chica única. Y el también es especial, tampoco hay nadie como él, son dos que luchan contra el mundo, juntos.

Si, esta es mi historia, parte de ella, hay mucho más por contar, pero prefiero no hacerlo, hay cosas que deben guardarse para uno mismo, así que, los pocos que seguís mi blog, ya me conocéis un poco más como persona, algunos podéis sentiros identificados con este cuento real, otros no, y a otros os parecerá poco o nada importante o interesante, pero eso no me preocupa realmente, cada uno tiene su propia historia, mas dura o menos dura, pero todas son importantes y respetables.

Gracias por leerme. 😊😉